Fuga IV BWV 849

¿Qué es el arte? No existe, sino los artistas. Y nos encontramos en una época en que a los artistas renacentistas ya no les gusta lo que hacen y cambian la tendencia. Una tendencia cambiante a algo mucho más profundo, algo que tiene pasión. Y, si encima te digo que aparece el Tratado de las Pasiones del Alma de Descartes de 1649 y todos se ponen de acuerdo en componer de acuerdo a unos sentimientos universales como la tristeza, la alegría, el bien, el mal… ¿Qué nos nace? El barroco musical; algo feo, intentando ser profundo y enrevesado por todas partes -si piensas en que ojalá hubiera algo simple, bonito y fácil has acertado: el siguiente periodo que negará a su anterior: clasicismo-.

Hoy os quiero presentar los 2 primeros pentagramas de una fuga de Bach. Las fugas son persecuciones de voces: varias voces que pueden sonar o no al mismo tiempo que van repitiéndose según una proporción y unas normas interválicas. Imaginar una fuga de sonidos es tremendamente difícil porque interpreto que no tienes ni puta idea de qué coño es ese rollo del círculo de quintas y la coma pitagórica (que estará en debate en este periodo). Así que vamos a ilustrarnos un poco con artes plásticas.  

DaVinci_UltimaCena_PERSPECTIVA

En la composición fugada hay un punto el cual emanan el resto de líneas. Como esto es la Última Cena y son un poco egocéntricos es natural y comprensible que el punto de fuga esté en el medio (puesto que Dios está en el centro del mundo y toda la teoría geocéntrica). Hay dos elementos cruciales: líneas de perspectiva (muchísimas, varias, demasiadas y todas las que quieras y más) y la línea de horizonte (que es solo una) -una curiosidad: aquí hay una sola línea de horizonte que traspasa el centro donde está la cara de Jesús y 13 líneas de perspectiva representando los 13 asistentes de la Última Cena (12 apóstoles + Jisus)-. En la música nos va a pasar lo mismo pero mucho más complejo. Vamos a hacer un pequeño ejercicio de sinestesia. No es necesario que sepáis absolutamente nada de música, solo ver lo que dibujo.

En la música aparece una melodía que suena al principio del todo que empezará su primera nota con la 3.ª o la 1.ª nota de la escala diatónica de la tonalidad principal y acabará o por la 1.ª o la 5.ª. Y nos sale:

Captura de pantalla 2017-11-23 a las 2.30.40

Esa línea musical se llamará siempre sujeto. Esta es nuestra línea de horizonte. Luego aparecerá otra línea a una distancia de 5.ª justa que se llamará respuesta.

Captura de pantalla 2017-11-23 a las 2.34.58.png
Rojo: Sujeto // Verde: Respuesta

Y el resto de líneas que se hacen no son más que derivadas del sujeto y respuesta. Y ahora, lo chulo, el por qué.

Captura de pantalla 2017-11-23 a las 2.30.40.png

Bach te está escribiendo todo el rato la cruz de Jesucristo. Esta es mi fuga favorita y, probablemente, de las más enrevesadas. La Cruz aparece un total de 41 veces. Y si creíais que no es suficiente, ¿os acordáis del cuadro del principio? No es casualidad. Ese cuadro aparece en 1495. Bach muere en 1750. Supongamos que Bach ve este cuadro.  Unknown.jpg

Ve 13 personas. Vislumbra al hijo de Dios en el medio del cuadro. Son 13 personas que pueden representar cada una 1 negra. Si nos ponemos a lo tonto, vemos 4 apóstoles como el primer do# del sujeto (redonda). Vemos otros 2 apóstoles con el si# (blanca) y, en la 7.ª persona (la del medio) nos vemos a Jesús además con una nota muy especial: el mi -la mediante de Do#m- (blanca), en su noveno tiempo (redonda) otros 4 apóstoles y, en el 13.º tiempo, una negra; el último apóstol.

Unknown.jpg

 

Así que en tan solo 2 pentagramas Bach te está diciendo que te está presentando la Última Cena a nivel de duración rítmica coincidiendo con el histórico cuadro y, además, te lo dice con el movimiento en cruz como sujeto de una fuga.

¿Que cómo sigue la fuga de Bach? Bueno, hay otros 2 sujetos más chulísimos para averiguarlo. Pero tal vez otra noche de insomnio. De momento, explicar solo 1 agota demasiado. Son 5 notitas de nada que la gente pasa desapercibido. Esas 5 notitas tienen detrás todo esto.

Y, cómo no, esta fuga está en mis interpretaciones.