Las Crónicas de Narnia

Lewis es un escritor extraordinario. Escribió la heptalogía de Las Crónicas de Narnia que, sin menor duda, es la saga de películas y libros de fantasía que más diferencia tienen entre peli y libro; los libros no tienen nada que ver con el argumento de las películas.Los libros tienen una conexión entre sí y no se dedican a ser meras crónicas como en las películas. De hecho, las películas empiezan desde el segundo libro (La Bruja, el Armario y el León). Sin embargo, en los libros te ofrecen una visión muchísimo más profunda de todo. De los Antiguos Reyes de Narnia de cuando llegan los niños a través del armario hasta el gran (y, cómo no, triste) final de sus historias. Diciendo Lewis que en el Mundo de las Sombras (el real) son todos sombras.

Los libros son una recopilación de explicaciones de la vida a la hija de Lewis (que se llama Lucy) y están plagadas de lecciones de madurez; desde la chica que le pide al hada que cuando se mire en el espejo aparezca otra persona hasta las palabras de Aslan (el Dios cristiano en el libro) diciendo que no importa a qué Dios ores mientras ores; puesto que todos los dioses son uno.

El final es, como siempre pasa en las heptologías de fantasía, abierto. Aunque tiene mucha transcendencia: puesto que el Tiempo se despierta y Narnia se autodestruye para entrar dentro de dentro de Narnia donde cada crónica es mejor que la anterior. El típico final de vivieron felices y comieron perdices.

Aún no siendo cristiano, admiro su obra y la sencillez de sus libros. Valen la pena los 7.