19

Hace poco fue mi aniversario (o Día del Nombre para algunos). He recibido una cantidad menor de mensajes que el año pasado pero con una extensión muchísimo mayor. Eso significa que voy por el buen camino; por el de que tengo un círculo más cerrado que me quiere muchísimo más. Incluso hay personas que me han llegado a felicitar hoy con el típico mensaje de: sé que soy imperdonable pero felicidades. No puedo dar más que demasiadas gracias. Y, aprovechando la ocasión, comentar un poco mi año.

He unido amistades fuertes, personas MUY pesadas que me quieren sacar de casa. Se lo he dicho a todas: cuando era pequeño estaba solo y, ¡era feliz! No podía imaginarme que a los 18 cada finde tendría a alguien que me dijera: ey, ¿qué haces? Y me animara a salir a hacer cosas. Tampoco quiero quedar aquí como que era un asocial y la peña me quiere ahora, sino que simplemente estaba solo (y me gustaba). Ahora con mis 18 he cumplido el sueño de los sueños; mi piano de cola. Mi Yamaha CX-3 (que con dolor cada día 5 del mes me amarga la existencia). Además, he conseguido la meta de cualesquier de los estudiantes de música: entrar en el superior. Soy alumno del Conservatorio Superior de Castellón y estoy muy contento de estar ahí. Curiosamente hay más gente de Valencia que de Castellón pero eso ya es un tema aparte. También mi obtención de 2.º Premio en el Concurso de Riba Roja del Túria. Recordar que los 18 son mágicos por la independencia que te otorga el hecho de tener coche: mi Ford Fiesta (el que le he cambiado las ruedas hoy). Y, cómo no, mi vida laboral: mi empresa Llauradors de Somnis SAT, mi visita a Ford Alemania y mi visita a los campos de cultivo de Israel.

Y, como final épico, una foto de cuando no me afeitaba. Y, si a esto le sumas una breve recopilación de La La Land, te nace: